Sessions no reveló encuentro con el embajador ruso

(CNN) El Procurador General Jeff Sessions se reunió dos veces el año pasado con el principal diplomático ruso en Washington, cuyas interacciones con el ex asesor del presidente Donald Trump, Mike Flynn, condujeron al despido de Flynn, según el Departamento de Justicia.

Sessions no mencionó ninguna reunión durante su audiencia de confirmación cuando dijo que nada sabía sobre los contactos entre los representantes de Trump y los rusos. Un funcionario justicia dijo que Sessions no engañó a los senadores durante su confirmación.

El Washington Post informó por primera vez sobre las reuniones de Sessions con el funcionario.

Sergey Kislyak, embajador de Rusia, es considerado por los servicios de inteligencia estadounidenses como uno de los principales espías rusos y reclutadores de espías en Washington, según actuales y antiguos funcionarios del gobierno estadounidense.

Sessions se reunió con Kislyak dos veces, en julio al margen de la convención republicana, y en septiembre en su oficina cuando Sessions era un miembro del comité de los servicios armados del senado. Sessions respaldó a Trump desde el inicio y le sustituyó regularmente como candidato.

Sessions respondió rápidamente el miércoles, afirmando que nunca discutió los asuntos relacionados a la campaña con ninguna persona de Rusia.

“Nunca me reuní con ningún funcionario ruso para discutir temas de la campaña”, dijo en un comunicado. “No tengo ni idea de qué es esta acusación, es falsa”.

Los principales legisladores demócratas pidieron inmediatamente la renuncia de Sessions después de la noticia.

La líder de la minoría de la Cámara, Nancy Pelosi, caracterizó los comentarios de Sessions en su confirmación de “aparente perjurio”, y dijo que el fiscal general debería dimitir.

La proximidad potencial de Kislyak con el espionaje ruso es una de las razones por las que las interacciones de Flynn con él, y el fracaso de Flynn de revelar lo que discutió con Kislyak, plantearon inquietudes entre los funcionarios de inteligencia.

En su audiencia de confirmación para convertirse en procurador general, se le preguntó a Sessions sobre Rusia y él respondió en ese momento que “no tenía comunicaciones con los rusos”.

La portavoz de Sessions, Sarah Isgur Flores, dijo que no había nada “engañoso acerca de su respuesta” al Congreso porque al republicano de Alabama le fue preguntado durante la audiencia sobre las comunicaciones entre Rusia y la campaña Trump – no sobre las reuniones que tomaron lugar como senador y miembro del Comité de Servicios Armados”.

“El año pasado, el senador tuvo más de 25 conversaciones con embajadores extranjeros como miembro de alto rango del Comité de Servicios Armados, entre ellos los embajadores británico, coreano, japonés, polaco, indio, chino, canadiense, australiano, alemán y ruso”, dijo Isgur Flores en la declaración.

Un funcionario del Departamento de Justicia confirmó las reuniones, pero dijo que Sessions se reunió con los embajadores “en su calidad de senador dentro del Comité de Servicio Armado”.

Un funcionario de la Casa Blanca expresó: “Este es el último ataque contra la Administración Trump por parte de los partidarios demócratas. El (Procurador) General Sessions se reunió con el embajador en calidad de miembro oficial del Comité de Servicios Armados del Senado, lo cual es totalmente coherente con su testimonio.”

En reacción al informe, el Representante Elijah Cummings, un demócrata de Maryland y miembro de alto rango del Comité de Supervisión de la Cámara, también pidió la renuncia de Sessions.

“Ya no hay ninguna duda de que necesitamos una comisión verdaderamente independiente” para investigar los posibles vínculos entre Rusia y la campaña Trump, dijo Cummings. “Es inconcebible que incluso después de que Michael Flynn fue despedido por ocultar sus conversaciones con los rusos, el Procurador General Sessions mantendría sus propias conversaciones durante varias semanas”.

Cummings tildó a los argumentos de Sessions emitidos durante su audiencia de confirmación de que no tenía comunicaciones con los rusos “demostrablemente falsas”.

El senador demócrata de Minnesota, Al Franken, quien preguntó a Sessions sobre Rusia en la audiencia de confirmación, dijo que si los informes de los contactos de Sessions con Kislyak eran verdaderos, entonces la respuesta de Sessions era “en el mejor de los casos engañosa”.

“Está más claro que nunca ahora que el fiscal general no puede, de buena fe, supervisar una investigación en el Departamento de Justicia y el FBI sobre la conexión Trump-Rusia, y debe recusarse inmediatamente”, dijo Franken.

La noticia sobre los contactos de Sessions con Kislyak se produjo cuando The New York Times informó el miércoles por la noche que funcionarios bajo el ex presidente Barack Obama habían enviado información a todo el gobierno sobre un contacto potencial entre los rusos con los asociados de Trump y su interferencia en las elecciones de 2016. Los funcionarios lo hicieron, informó el Times, a fin de preservar la información después de que Obama dejara el cargo.

En cuanto a los esfuerzos de la administración Obama, el portavoz de Obama, Eric Schultz, dijo a CNN: “Esta situación era seria, como lo demuestra el llamado del Presidente Obama a una revisión, y como lo demuestra la respuesta de Estados Unidos. De la revisión integral, es una práctica estándar que una cantidad significativa de información sería compilada y documentada.”

Dos días antes de la toma de posesión de Trump, el Departamento de Estado envió al Senador Ben Cardin, un demócrata de Maryland y miembro del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, un lote de documentos relacionados con los intentos rusos de inmiscuirse en las elecciones mundiales, CNN.
El portavoz de Cardin, Sean Bartlett, dijo a CNN que el senador había recibido los documentos clasificados bajo petición y que eran compartidos con miembros del comité republicano y demócrata.

Elise Labott de CNN, Jim Acosta y Kevin Liptak contribuyeron a este informe.

* Noticia original en Inglés

Comentarios

Author: DiarioAmerica.com